Qué es un velero y cómo funciona una embarcación a vela
Por qué navega un velero
5 (100%) 1 vote

Muchas personas en su primer día de algún curso sobre navegación marítima preguntan muchas cosas sobre las partes de un velero o los accidentes más habituales cuando salen a la mar. Pero no llegan a preguntarse un por qué tan básico y elemental como este: ¿Por qué navega un velero?

Cuando algún entrenador o monitor les hace esta pregunta, todos hacen cara de póker, medio asombrados. Y creo que es muy interesante comenzar por aquí, por algo básico que hay que asimilar de forma natural, porque en realidad, todos sabemos la respuesta, pero no podemos definirla fácilmente. Así que vamos a ello. A aprender por qué navega un velero cuando está en el mar y si no lo sabemos pues no pasa nada.

¿Qué es un velero?

Si no sabes nada sobre veleros lo mejor es tomártelo con calma. Y poco a poco y con el tiempo todo lo irás asimilando y acabarás aprendiendo a navegar a vela de tanto leer. O ese es nuestro objetivo.

Un velero es una embarcación que tiene un tipo peculiar de propulsión. Es decir, que para desplazarse o ir de un lugar a otro necesitará algo esencial. Es este caso lo particular que necesita es el viento. Y aquello que utilizará para coger la energía del viento y utilizarla a su antojo serán las velas. Por eso, hay tantas velas en un velero y son tan grandes. Porque la intención de los veleros es coger el máximo de viento posible para retenerlo o utilizarlo en su provecho el mayor tiempo posible. Y no lo harán de forma aleatoria si no extremadamente medida y científica. Y es que los veleros en general y las velas en particular tienen mucha matemática.

¿Para qué sirve un velero?

Una embarcación de propulsión a vela sirve para formarse, competir y entretenerse.

Aprender a navegar a vela

Para formarse porque es un deporte más con el cual vamos a aprender a sociabilizarnos. El ambiente en el que se desarrolla es un club que estará rodeado de miles de embarcaciones iguales y será inevitable coger confianza con el vecino que llegará a conocernos y a vigilar nuestro barco cuando no estemos. Y viceversa ya que nosotros le vigilaremos el suyo cuando esté ausente y haga tan mal tiempo que todos se golpeen entre sí.

Divertirse navegando a vela

La mejor forma de aprender a navegar a vela es divertirse.
Muchos de los cursillos de niños comienzan con juegos acuáticos dentro de las instalaciones de los clubes. Incluso dentro de una piscina subidos a un solo Optimist. También dentro de la bocana de un puerto. En un rinconcito, eso sí. O en pleno verano en días sin viento, pero con una embarcación grande y real. Lo que la utilizan para volcar o tirarse de ella.

Estas metodologías de aprendizaje basadas, además, en el refuerzo positivo que se dedica a elogiar lo bien que hacen algo y la posibilidad de mejorarlo cuando hacen algo mal hecho, lo que hace es ir incorporando conceptos teóricos marítimos de forma sutil en cada menor.
Por ejemplo, podemos decirles a los niños que salten de proa, cojan la escota y la lleven a popa. A ver quién gana. Lo que ocurrirá es que jugarán mientras aprenden nombres nuevos sin esforzarse.

Para los mayores podemos hacer algo más o menos igual. Mientras pasamos un día entero en una cala comiendo unos postres hemos aprendido a desamarrar, salir, dar una vuela y volver. De todo un día entero será imposible no haberse quedado con algún nombre relacionado con la experiencia marítima.

Competir en regatas a vela

Para competir porque el siguiente nivel a la utilización de un velero con objetivos lúdicos es la competición.
Si a medida que pasa el tiempo notáis cómo os pica el gusanillo, será inevitable que os comencéis a hacer preguntas. Y comencéis a preguntar términos náuticos a los que os rodean. Con el tiempo puede que os animéis a ir a ver una regata encima del comité, de algún balizador o de otro barco y así, mirando, os digáis a vosotros mismos: voy a probar.

Este día solo será cuestión de inscribiros y participar. Si no tenéis las cosas claras podéis manteneros un poco alejados de los demás e incluso podéis optar por salir en segunda fila cuando den el pitido de salida.

Navegar a vela para entretenerse

Los veleros tienen mucha magia porque con ellos puedes ir por donde nadie puede ir. Sin un velero nos es imposible desplazarnos por el mar y llevar una vida normal encima y dentro de la embarcación. Todo lo que ocurra dentro lo podemos convertir en diversión porque están diseñados para imitar a las casas. Y así, poder comer, dormir, sentarse o asearse pudiendo traer de casa cualquier lujo o entretenimiento para utilizarlo tranquilamente. Mientras tanto no sea un billar todo juego irá bien.

En la cubierta; que es la parte externa del barco donde pisamos; podemos hacer juegos con otras personas, aunque estaremos limitados por la forma de la cubierta. Y lo que podemos hacer es utilizar el tangón puesto a noventa grados (90º) para saltar al mar con una cuerda como si se tratara de una tirolina.

Se puede aprender mucho sin ir a clases porque podemos utilizar un velero que tengamos disponible a partir de algún contacto, para ir haciendo salidas gastronómicas cerca de donde tengamos amarrado el velero solo para pasar un buen rato. Y sin querer, vamos a tener que repetir todas las maniobras una y otra vez.

¿Cómo funciona un velero?

La parte de arriba de los veleros imita a los pájaros. Por eso los humanos hemos conseguido volar. Y la parte de debajo de los veleros imita a los peces. Por eso hemos conseguido ir de un lugar a otro con submarinos.

Lo que ocurre con los veleros es que utilizan las dinámicas naturales de dos animales a la vez.

Para entender cómo funcionan las velas en un velero hay que entender por qué vuelan los aviones. Y para esto hay que conocer porqué vuelan los pájaros.

Los pájaros tienen unas alas que baten y les permiten ir hacia adelante. Una vez consiguen velocidad eso les produce un aire que moverá sus plumas. Ese aire se llama viento aparente y lo iremos viendo poco a poco en esta web, ya que algún día lo necesitaremos para ver cómo navegan algunas embarcaciones de vela como los Windsurfs. Que son bastante especiales.

Una vez un pájaro tiene este vientecillo, las alas crean por sí solas una depresión o baja presión atmosférica encima de sus alas. Exactamente en su parte convexa. En este caso es su parte de arriba. Y lo hacen porque el viento tiene que recorrer más superficie para llegar al final de las alas. Es decir, si dos partículas entran por el ala al mismo tiempo y salen al mismo tiempo, alguna tendrá que ir más rápido para no llegar tarde. En este caso será la que tenga que recorrer más camino. Si somos dos amigos y uno tiene que llegar a casa en bici y otro en moto, el de la bici deberá ir muy rápido para llegar igual que el colega. Con el aire y el mar ocurre lo mismo.

Ok, hasta aquí sabemos que hay partículas del aire y del mar que salen y llegan igual. Pero lo que pasa en medio es lo que hace que los veleros sean veleros y puedan ir de un lugar a otro por el mar. Y ojo, porque los aviones también.

En el momento en el cual el viento de la parte de arriba del ala de un pájaro o un avión va más rápido que la de abajo, eso creará una baja presión; o una succión muy grande; hacia arriba del ala del avión, del pájaro y del velero. Pero… ahora que comenzamos a entenderlo, podemos tener la primera duda. Si esto tira hacia arriba un pájaro, entiendo que vuele. Si eso estira hacia arriba el ala de un avión, entiendo que despegue. Pero si ocurre detrás de la vela de un velero… ¿Por qué no va de lado? Pues porque hay algo que se lo impide. Y eso es la orza o la quilla. Éstos apéndices que están debajo de los veleros, y que no se ven, impiden que los veleros vayan de lado y, poco a poco, los moverán hacia adelante.

¿Para qué sirve la quilla de un velero?

Las quillas y las orzas de los barcos a vela impiden que el velero se desplace de lado y lo frena para que vaya hacia adelante.

¿Para qué sirve el timón de un velero?

El timón de un velero sirve para maniobrar. Dirige el barco hacia donde nosotros queramos. Y según lo que acabamos de leer, la parte de ltimón que está sumergida en el agua; que es la pala; ayudará a la orza o quilla a que todo el barco entero no se vaya de lado.

¿Cuál es la diferencia entre una quilla y una orza?

La orza es grande, profunda y está en medio de la embarcación. Mientras que la quilla es más corta y recorre el velero de proa (delante) a popa (detrás). Las quillas las veremos muchos en los botes que están varados (encima de la playa, por ejemplo). Podremos verlas porque pueden ser de madera y de unos 40 centímetros de profundidad.
Las orzas las podremos ver de lejos en los varaderos (lugar apara varar embarcaciones marítimas) en el momento en el que un velero esté reposando encima de una gran estructura metálica llamada cama o litera.

¿Cómo funciona la orza de un velero?

Lo veremos en profundidad en otra página, pero así, en general y como anticipo, la quilla de los barcos o las orzas imitan las aletas de los peces. Y lo que haces es separar el agua para lanzarla con fuerza hacia atrás. Así creando un impulso hacia atrás de los veleros para que estos naveguen hacia adelante.
Es una propulsión trasera que proporciona una reacción delantera en modo de aceleración.

¿Cómo es que se puede ir a cualquier lado navegando a vela?

A modo de conclusión: Se puede ir a cualquier lado navegando a vela porque los patrones de los veleros cambiamos las velas de posición, para modificar la succión que crean las velas en su parte posterior. Como el chorro de una moto acuática, si variamos el chorro de lado cambiaremos de rumbo. Lo mismo ocurre con las velas. Si las vamos cambiando, o trimando, la succión o baja presión que tenemos detrás de las velas irá cambiando de posición. Ello hará que cambiemos de rumbo.

¿Por qué navega un barco?

En resumen: Como hemos visto, un velero navega porque las velas crean detrás de ellas una succión que lo arrastra de lado. La orza impide que vaya de lado y lo lanza hacia adelante. La pala del timón lo obliga a cambiar de rumbo y nosotros trimamos las velas para ajustar los rumbos al milímetro y aumentar la velocidad.