Arboladura de un clásico. Partes de la vela en una embarcación a vela y así poder trimarla
Partes de una vela en un velero
5 (100%) 1 vote

Con la siguiente explicación, que dará vueltas de la forma más clara posible a las partes de una vela en un velero, trataré de que entendáis cada una de las partes que la componen para poder modificarla a nuestro antojo. Así podremos saber un poco más sobre los límites de las velas y poder darles bastante caña, aunque también aprenderemos a cuidarlas de la mejor manera posible para que nos duren más.

Aprenderemos vocabulario náutico de forma transversal que nos servirá para ir asimilando términos sin tener que estudiarlos o memorizarlos. Es como creo que debemos aprender a navegar. Sin tener que estudiar y tratando de entender para qué sirve cada cosa a medida que vaya saliendo de forma natural.

La nomenclatura básica que vamos a ver estará relacionada con el tema que tratamos y si veo que nos desviamos demasiado trataré de dejar los aspectos que deben desarrollarse para otra entrada posterior. Así no haremos ninguna acumulación a lo bruto de conceptos náuticos que solo conseguirían que acabáramos mareados.

En primer lugar, vamos a ver algo un poco teórico del tipo definición de vela en un velero y después ya entraremos a trapo con lo nuestro.

¿Qué es una vela?

El concepto de vela en un barco podría ser este: Una vela en un velero es una herramienta con la que podremos dominar un elemento. Por una parte, es una herramienta porque la hemos creado para utilizarla para otras cosas dejando de lado las manos y, por otra, sirve para dominar un tipo de energía como el viento para ir por encima del agua del mar.

Una definición de vela más clásica podría ser como aquella tela que se encuentra colgada de los mástiles de forma cuadrada o triangular que recoge o utiliza el viento para crear un efecto de absorción y estirar toda la embarcación allá donde el timón la dirija.

Como vemos, es un sistema complejo en el cual cuando tratamos de explicar algo tan sencillo como un trozo de tela, no vemos obligados a irnos por las ramas y hablar de depresiones, mástiles, timones, etc.

Lo bueno de ir dando pequeñas o varias explicaciones y muchos ejemplos, como me gusta enseñar a mí, es que no hace falta aprender con definiciones si no con conceptos.

Lo que me importa que quede claro es que el motor de un velero son las velas. Vale, tienen motor de propulsión mecánica con gasoil que… pero lo que es importante saber es que lo más importante que no debería fallar en alta mar son las velas. Los motores siempre pueden fallar. Pero las velas son el salvavidas real que nos llevarán de puerto a puerto de forma segura.

¿Para qué sirven las velas de los barcos?

Las velas de los barcos sirven para ayudarnos a dirigir el barco hacia donde queramos, es decir, que según la posición en las que las pongamos, ayudarán al timón a cambiar de rumbo. También son el motor del velero porque lo harán arrancar y desplazarse por el mar.

¿Cuáles son las partes de una vela en un barco?

Partes rígidas

Las velas tienen tres partes duras que se llaman puños. Se encuentran en cada esquina y sirven para que unos cabos se aten a ellas y las estiren.

Consejo: cuando navegues o converses sobre náutica no hables de cuerdas sino de cabos.

Los agujeros por los que los cabos van a pasar se llaman ollaos. Son grandes perforaciones de casi dos centímetros compuestas por metal antioxidante. El mar es muy corrosivo y puede atacar, comerse, oxidar y eliminar de la faz de la tierra cualquier metal que se oxide en pocos meses. Si esto ocurriera en nuestro velero nos quedaríamos sin él. Por ello, no compres nunca nada que no sea inox (inoxidable). Lo sabrás porque llevará incrustado en el metal la palabra inox.

Qué es el puño de driza

El puño de driza se encuentra en la parte superior de la vela, la que está más arriba y alejada de nosotros. Sirve para soportar una de las mayores tensiones de la vela. Por eso siempre lo verás muy bien tejido, con varias capas, con muchas costuras gruesas y en diferentes posiciones o direcciones. Sobretodo longitudinales y paralelas al esfuerzo. Así aguantará muchos movimientos relacionados con las vibraciones que se producen en un barco. Pensemos que todo está en constante movimiento: viento, olas y personas caminando y corriendo por encima.

Sabías que… las vibraciones frenan. Siempre que navegues trata de moverte lo menos posible. Sobre todo, en vela ligera. Los temblores se transmiten a las velas y al agua produciendo remolinos. Tanto remolinos de viento como en el agua.

Qué es el puño de amura

El puño de amura es el que está en la parte más adelantada de la vela. En la parte más a proa (delante). Pero antes hay que saber qué es una amura en un barco.

La amura de un barco es la posición que lleva respecto al viento. Esta frase dicha así, que es la correcta, suena un poco a extraterrestre, así que vamos a ver otra definición. Que a mí me gusta mucho explicar con muchos ejemplos para que no tengáis que empollar o memorizar.
La amura es el rumbo que llevamos. Es el nombre que le ponemos al rumbo. Por ejemplo, si alguien nos pregunta qué amura llevamos nosotros deberemos elegir una respuesta de cinco posibles.

  • Pregunta: ¿Qué amura llevamos?
  • Respuesta nº 1: Nuestra amura es ceñida.
  • Respuesta nº 2: Nuestra amura es descuartelar.
  • Respuesta nº 3: Nuestra amura es través.
  • Respuesta nº 4: Nuestra amura es largo.
  • Respuesta nº 5: Nuestra amura es empopada.

Sabiendo esto, el puño de amura es el que unirá la vela con el velero. Puede hacerlo en distintas posiciones del barco porque, pensemos bien, que hay tantos barcos como velas tiene un velero. Los hay clásicos de cuatro palos (mástiles) con docenas de velas. Y cada una llevará varios puños. En algunos casos tres y en otros cuatro ya que algunas velas son triangulares y otras cuadradas.

Entonces el puño de amura también aguantará mucha tensión, pero sin tantos movimientos que el puño de driza porque estará un poco más firme al unirse al velero con un mosquetón.

Qué es el puño de escota

El último puño de todos; el tercero en el caso que nos ocupa, porque me imagino que queréis aprender a navegar con un velero de un solo mástil; es el de escota.

Este es el que da más juego de todos porque representa que es el más importante. Con él podremos jugar con la tensión de la vela y como consecuencia con su forma. Si variamos su forma cambiaremos la corriente de viento. Y si cambiamos la corriente de flujo aerodinámico cambiaremos el lugar por el cual la vela nos estira. Por lo tanto, cambiaremos de rumbo.

El puño de escota estará también extremadamente reforzado y agujereado por un ollao inox. Y sujeto por la escota. Dependiendo de dónde esté la vela en qué velero, el cabo que gobierna el puño de escota tendrá otro nombre. Por ejemplo, si tratamos de trimar (deformar o dar forma) la vela llamada foque, el cabo que gobierne el puño de escota será una escota. Pero si trabajamos sobre la mayor, lo hará un cabo llamado pajarín. Y la escota de la mayor gobernará la botavara.

Lo importante ahora es saber que el puño de escota es el que se encuentra lo más a popa (detrás) posible o que es el que es gobernado por la escota. Así, podemos establecer una relación entre el nombre de los tres puños y su función:

  • Puño de driza: lo tensa hacia arriba el cabo llamado driza.
  • Puño de amura: lo tensa hacia adelante el herraje sujeto a la cubierta.
  • Puño de escota: lo tensa hacia atrás o de lado el cabo llamado escota.

Partes blandas

Las principales partes de una vela que debemos conocer son tres: grátil, baluma y pujamen. Son tres partes blandas diseñadas para poder ser modificadas por nosotros y así poder aumentar la velocidad en cada rumbo.

Qué es el grátil

El grátil es la parte de la vela que se encuentra más a proa (delante). Como gran zona más adelantada que se encuentra entre los puños de driza y de amura, tiene mucha importancia su tensión. Porque será la que dé la bienvenida al viento cuando llegue a nuestro velero. El viento lo que necesitará es algo tenso que lo divida en dos y lo sepa dirigir bien. Si el grátil lo tenemos un poco blando lo que ocurrirá es que el viento lo moverá de lado a lado como si fuera una bandera provocando turbulencias. Y las turbulencias frenan.

Es un error muy común típico de principiantes o de navegantes que no han dado el salto a las regatas. Porque la competición; como todos los deportes; es lo que te hace ir al milímetro en todo para mejorar.

Entonces el grátil debe ir bastante tenso. Será la parte delantera de la vela que mirará al viento totalmente de frente cuando naveguemos en rumbos que no sean portantes (a favor del viento). En todos los rumbos en los que naveguemos con una cierta tendencia de ir hacia el viento, el grátil estará emproado (mirando al viento) a casi cero grados.

Como acabamos de mencionar, el viento deberá dividirse en dos. Porque aquí radica uno de los secretos de la navegación a vela. Por cada lado de la vela circularán partículas que deberá entrar y salir al mismo tiempo. Esta dinámica de fluidos está ligada a la aerodinámica. Y lo que ocurre es que las partículas que circulen por la parte convexa de la vela se verán obligadas a ir más rápido y esto creará una baja presión en forma de succión.

Qué es la baluma

La baluma es la parte de la vela más atrasada (a popa) entre los puños de driza y escota. Es por donde sale el viento o las partículas famosas de las que hemos hablado. Esta parte es importante porque si no lleva nada de tensión se convertirá en una bandera que se mueve u ondea. Si ondea creará turbulencias que nos van a frenar. Por lo tanto, la baluma no debe temblar.

Qué hacer si la baluma vibra y no para de temblar:

  • Si lo hace es que la vela es vieja y debe cambiarse. Con el tiempo se va a deshilar y los hilillos frenan.
  • No está tenso el cabo que lleva dentro. En las velas grandes hay un cabito en forma de alma que tensa la baluma a voluntad. Solo hay que presentarlo sin tensarlo a muerte o dejarlo 100 % suelto.
  • El puño de escota necesita más tensión.

Aunque depende de la amura, la escota o el carro de escota deben actuar para proporcionar a la baluma una ligera tensión para que deje de vibrar. Esta es una referencia bastante buena a la hora de saber cómo hay que dejar que el viento salga de nuestra vela.

Recuerda: Si la baluma vibra creas turbulencias que rompen la aerodinámica y además hacen vibrar todo el velero. En conjunto, el barco se frena.

Si esta parte tiene poca tensión hará curva. Si la curva está arriba significa que tenemos la vela abierta arriba. Si la curva está en medio significa que tenemos la baluma demasiado suelta y hay que cazar (tensar) la escota. Si tenemos la curva debajo significa que la escota está suelta, directamente.

Aunque desarrollaré este apartado en el trimado (ajuste) de las velas, iré calentando vuestras neuronas marítimas poco a poco para manteneros al día. A modo de resumen básico, las consecuencias de tener la baluma abierta o cerrada en su parte superior son las siguientes:

Navegar con la baluma abierta

Como se dice en el argot náutico, la vela descargará. Es decir, que dejamos escapar intencionadamente una oportunidad. Una ocasión para coger más viento que no nos interesa porque ya tenemos demasiado. Entonces las balumas muy dobladas, sueltas o abiertas en su parte superior son porque hay mucho viento y el barco nos escora demasiado. En otras palabras, vamos de culo.

Navegar con la baluma cerrada

La vela no descargará. Es más, estará tan tensa que creará un remolino en su cara anterior o cóncava que hará que perdamos velocidad.

Qué es el pujamen

El pujamen es la zona de la vela que se encuentra entre los puños amura y escota. Es la parte baja de la vela. O la que roza con la cubierta en el tipo de velas que estamos pensado. Normalmente esta es la gran olvidada y no debería serlo porque tiene su truco. Con ella podemos jugar con la potencia de la vela. Es decir, que nos ayudará en momentos en los cuales necesitemos un empujón.
Si nos encontramos saliendo de nuestro amarre (aparcamiento del muelle) o bajando por la poltona (rampa del pantalán al mar) y no hay viento; solo hay viento fuera de los diques y por donde salimos está demasiado desventado o desventado; podremos soltar el pujamen. Esto retendrá el poco aire o viento aparente (creado por nosotros) al movernos después de empujarnos de tierra y podremos navegar. Es decir, daremos tanta curva a la vela que las partículas tardarán mucho en entrar, recorrer la vela y salir. Y esto nos ayudará a avanzar y salir a aguas abiertas.

Cómo trimar el pujamen

Llevar el pujamen del velero suelto o con potencia también nos ayudará a pasar las olas grandes. Si un día nos encontramso navegando con olas grandes que nos cuesta pasarlas, podemos quitar un poco de tensión al puño de escota y el pujamen de abombará. Esto hará que subamos mejor las olas porque en la parte inferior de las olas hay menos viento que en la superior. Porque pensemos, que cuanto más arriba más viento. A 30 cm de la superficie del mar hay menos viento que a 15 metros. Ok, no siempre es así, pero es una muy buena teoría y metodología general a tener en cuenta y ejecutar los días de entreno o regata con olas muy altas.

¿Qué son los sables?

Lo sables son pequeñas planchas rectangulares de diversos materiales como el plástico. Tienen una forma peculiar ya que son muy largos, de un metro aproximadamente. Aunque varían según el tamaño de la vela. Y recordemos que cada barco lleva su tamaño de velas. Casi casi a medida. Por lo tanto hay una enorme cantidad de sables por el mundo.

Por ejemplo, podemos pensar que los sables de vela ligera hacen unos 50 cm y los de un crucero de 20 pies pues un metro. Y así tenemos una referencia, que es lo que queremos. Ir aprendiendo paso a paso.

Qué relación tienen los sables con la baluma

¿Os acordáis que hemos dicho quie la baluma no debe flamear (vibrar)? Es aquí donde estra la importancia de los sables. Debido a que la baluma es muy grande; y en algunos casos no es una línea recta de puño a puño, sino que es una línea curva como ocurre en los yates de la Copa América de vela de algunas ediciones; que se ponga a flamear a la mínima es muy fácil. Y esto está prohibido por cuestiones aerodinámicas. Entonces estas baras de unos 2 cm de ancho por 1,5 m de largo irán horizontalmente en el interior de la vela, o cosidas al lado con una funda lateral en la propia vela, parae vitar que la balluma ría (tiemble).

Así que si no queremos ver la baluma reír (temblar) deberemos poner sables y darlo un poco de tensión sin abrirla demasiado en la parte de arriba.

¿Qué es un rizo?

Parar y un hacer rizo emproados cuando estábamos navegando a toda vela significa que tenemos inconvenientes.
Un rizo es un acortamiento de la superficie bélica. Es un plegado manual o automático si tenesmo un enrollador dentro de la botavara para hacer pequeña una vela. Es como cortarla con tijeras.
Es decir, que las velas tienen varias líneas de agujeros distribuidos de forma horizontal en cada vela para que podamos pasar por ella un cabo y atarlas por el pujamen. En el caso de las mayores (vela mayor) irán atadas en la botavara. Si tenemos un enrollador dentro de la botavara pulsaremos un botón hasta que la vela sea tan pequeña; o un cuarto pequeña; y el barco deje de escorar y volvamos a ir cómodos y rápidos.

Cuándo hacer un rizo

Es una forma de hacer pequeña o reducir las velas porque hay tanto viento que no podemos navegar con fiabilidad. Si los veleros escoran (se ladean o tumban) demasiado, pierden toda la velocidad y, además, la navegación se vuelve incómoda porque no tenemos por qué estar en una regata. Podemos estar navegando con mucho viento en un día de paseo o de entreno. Incluso nos puede sorprender un temporal en un día de picnic veraniego.

El cabo que va sujetar la vela atada puede ser cualquier cabo, aunque normalmente se suele utilizar uno finito y elástico. Porque agarra más y mejor toda la superficie rugosa de la vela que no tenemos por qué haber plegado bien en una situación incómoda en la cual puede estar moviéndose todo de manera incómoda.

Cómo hacer un rizo

Los rizos en las velas se hacen porque vamos pasados (con poco control).

Vamos a ver cómo podemos hacer uno si pensamos en la vela mayor de un crucero corriente.

En primer lugar, vamos a emproarnos. Si deseamos escorar menos tendremos que arriar un poco las velas hasta que la línea de ollaos pequeños horizontales esté cerca de la botavara (barra horizontal perpendicular al mástil). Entonces una persona se pondrá a proa de la mayor y otro a popa tratando de no caerse porque representa que hace mucho viento y, por ende, muchas olas. Es decir que uno estará en el puño de amura y otro en el puño de escota.

Poco a poco un tercero irá arriando (bajando) la mayor lentamente hasta que las dos personas puedan pasar un cabito elástico por los ollaos. Lo harán de proa a popa a la vela ya plegada de lado a lado en la botavara. Cuando todo esté atado y bien atado, el timonel podrá poner un rumbo y seguir con la marcha.