CĂ“MO EVITAR BORNEAR al descansar FONDEADOS en una cala

CĂ“MO EVITAR BORNEAR al descansar FONDEADOS en una cala
Valora este artĂ­culo para mejorar la calidad de la web.

Al fondear, hay barcos que se niegan quedarse quietos y aproados al viento, siguen navegando dando bordos infatigablemente como gobernados por el timonel de La Pinta.

Cuidado con los barcos vecinos

En una cala estrecha o rodeados de otros veleros, corremos riegos de abordarlos, no nos permitirá relajarnos para descansar o comer, siempre bajo la mirada crítica de nuestros vecinos que no aceptarán un comportamiento tan poco marinero.

Si estamos durmiendo, el movimiento a una banda y la otra dará una sensación tipo «Cabo de Hornos», el chirriar de cadenas y traqueteo del herraje de fondeo contribuirá a una sensación inquietante sobre todo para los intentan dormir en proa, cuando en realidad estamos en nuestra cala favorita.

Evita garrear por las noches

También los tirones a una banda y la otra aumentan la posibilidad de garrear y si la costa esta a sotavento es doblemente peligroso.

Esto nos obligará a la poco gratificante tarea de estar fondeados y tener que montar guardia.

No todos los barcos se comportan igual fondeados, las razones son mĂşltiples y combinadas, sus consecuencias son difĂ­ciles de predecir.

Calado, forma y tamaño de la quilla, obra muerta, etc., la realidad es que con algunos barcos no hay paz a bordo, otros fondeados se quedan quietos como estatuas.

A mĂ­ el ancla que no me ha fallado es la Sideanchor de 20 kg de la marca Sidemarine. La he visto en Amazon aquĂ­.

Yates de quilla corta con superestructuras altas, con toldos, son los que tienen esta malvada predisposición, pero no hay garantía que otros de otras características también lo hagan.

Diseñadores, astilleros y proveedores de material náutico aparentemente nunca han prestado atención a esta endiablada tendencia de las embarcaciones.

Los yates de dos mástiles como ketchs y yawls sacan provecho de sus velas mesanas al fondear, las dejan izadas cazadas al medio, actuando como veleta mantienen el yate detenido con la proa al viento.

Iza una vela corta para emproarte

En veleros de un solo mástil la manera de reemplazar el efecto veleta de la mesana es envergar una vela pequeña con el gratil hacia popa, sobre el backstay o sobre el penol de la botavara y trimarlo con una escota en dirección a proa y a crujía, en realidad al revés de su uso normal.

Las dimensiones de la vela esta en relación con el tamaño del barco y sus diversas características inclusive con la intensidad del viento pero como promedio debe ser de un área menor al de un tormentín del mismo barco.

No hay manual del usuario, la práctica, prueba y error son la base del éxito, tal vez sea esto lo más atractivo de la idea.

Hemos experimentado utilizar dos velas como formando una cuña y el efecto veleta esta mucho mas optimizado, sobre todo por el retorno que se forma por detrás de las dos velas, es cierto que el sistema es mas difícil de armar.

Si la solución a este problema fuera un nuevo equipo electrónico o algún costoso artilugio electro hidráulico de última generación se la encuadraría como el avance de las nueva tecnologías, como es un pedazo de tela solo puede aspirar, en el mejor de los casos a un: «interesante, pero hay que probarlo».

Tira un fondeo muy largo para bornear menos

Lo que a mí sí me ha funcionado es tirar un fondeo exageradamente largo, si hay espacio dentro de la cala, claro está,  y así he conseguido bornear menos dentro de las calas y he podido dormir mejor.

También porque por las noches, si de repente sube 25 kn (nudos en la escala Beaufort), posiblemente evitarás garrear y romper los candeleros a tu vecino