Aprender a navegar a vela para saber cómo cojer la escota con la mano cuando navegas
Cómo coger la escota de un velero con la mano cuando navegas
5 (100%) 1 vote

Una de las razones por las cuales llegamos hechos polvo a puerto se debe a todo lo que está relacionado con la escota.

La teoría dice que la escota siempre deberá llevarse sujeta directamente por la mano. Pero la realidad es que estar todo el rato sujetando las cosas y aguantando los tirones de las rachas de viento llega a machacar mucho el brazo. Aún así lo que tenemos que hacer es tratar de aproximarnos a lo que dice la teoría de un modo en el cual nos cansemos lo menos posible.

Así que, en primer lugar, antes de ver qué podemos hacer para estar toda la sesión de navegación aguantando la escota con la mano, lo que tenemos que hacer es ver el por qué la teoría de esto.

La teoría dice que tenemos que aguantar la escota con la mano porque así podremos estar haciendo pequeños trimajes constantes con cada racha de viento o con cada ola. Incluso con la combinación de ambas, es decir, en aquellos momentos en los cuales la racha de viento y la ola coincide. Incluso vayamos un poco más allá, en cada paso de hola hay que hacer un pequeño trimaje de la mayor. Esto lo veremos a continuación un poco más abajo.

Si estamos sujetando la escota con la mano y de repente nos entra una racha de viento, inpedendientemente de si es fuerte o floja, lo que tenemos que hacer es soltar unos centímetros la escota para después volver a cazarla otra vez. Y esto se hace de forma rápida y automática, sin pensar, así evitamos que el barco escore.

Si el barco escora perdemos velocidad y esto supone lo peor que nos puede pasar en un barco, porque se trata de ganar y mantener una velocidad de forma constante.

En caso de que estemos en una regata no podemos permitirnos el lujo de perder velocidad porque significa que perderemos la regata y la posible opción a medalla.

Si estamos en un entrenamiento no nos daremos cuenta porque no tendremos la referencia de los otros barcos.

Pero si estamos volviendo a puesto, y es tarde, y lo estamos haciendo acompañados de la familia después de pasar un día o un fin de semana agradable en alta mar, lo que nos ocurrirá es que iremos perdiendo tiempo con cada golpe de viento o con cada ola y, esto, hará que marquemos la diferencia entre llegar antes de la puesta de sol o después de la puesta de sol a puerto.

Así que, mantener la escota en la mano y hacer pequeños trimajes con cada cambio de viento con cada ola es lo que hay que hacer y lo que se debe hacer. Por eso la teoría así lo indica.

¿Cómo agarrar la escota de un barco?

Con la mano hacia arriba

La primera que nos manda el instinto la hora de coger un cabo es hacerlo cómo lo haríamos por casa. Cogeremos la escota con la mano abierta mirando hacia arriba, es decir, en supinacion. Está la forma en la cual en la vida real cogemos las cuerdas para pegar un pequeño tirón.

Lo que ocurre es que en la vida real los esfuerzos son menores a los que nos encontramos en medio del mar, porque es un ambiente hostil.

Si cogemos la escota del barco de esta manera lo estamos haciendo de una forma cómoda pero no suficientemente fuerte, sin aprovechar la fuerza máxima en todo el brazo, y seguramente lo que pasará es que se nos irá la escota por la mano, la vela se va a abrir, comenzará a flamear y esto supondrá qué perderemos velocidad.

Con la mano hacia abajo

La segunda manera que utilizamos para coger la escota con la mano siguiendo nuestra intuición, es con la mano hacia abajo o en pronación. Si cogemos la escota de la mayor con la palma de la mano hacia abajo, hacia el suelo, lo estaremos haciendo como lo hace a 95 % de las personas que navegan. En este caso lo que ocurre es que estamos aprovechando mucho la fuerza de la mano y la muñeca pero estamos desaprovechando la fuerza de todo el brazo.

Si queremos aprovechar toda la fuerza del brazo y así implicar más musculatura y poder aguantar más tiempo navegando con la escota en la mano; porque es lo que nos interesa debido a que las regatas en teroía duran muchas horas; lo que tenemos que hacer es pasar la escota entre el dedo meñique y anular.

Sin el dedo meñique

En un principio las sensaciones van a ser y extrañas. Creeremos notar que es una postura incómoda que nos proporciona poca fuerza. Y veremos que nosotros somos los únicos que navegamos de esta manera. Pero a medida que vaya pasando el entrenamiento o la regata veremos como nuestros competidores empiezan a utilizar las mordazas para dejar mordida la escota mientras nosotros no lo hacemos porque tenemos más fuerza que ellos. Lo que pasa es que, obviamente, no vamos a tener más fuerza que todos ellos, si no que estamos siendo más eficientes porque implicamos toda la musculatura de todo el brazo entero para sujetarla, en lugar de solo la mano.

Ojo, hay gente que tien una mano super grande o esta muy fuerte y hace lo que le da la gana.

Es normal, siempre hay ganadores en todos los deportes que tiene una técnica que se aleja de los estándares y aún así consiguen llegar primeros, pero son excepciones.

Esta forma de llevar mascota o puede ser que no la lleguemos a notar mucho en los entrenamientos o en nuestros días lúdicos de navegación.

Sí lo notaremos mucho cuando estemos en una regata porque lo que veremos es que a medida que pasan las competiciones dentro de un mismo día nuestros contrincantes empezarán a desaprovechar cada racha y paso de ola. Si nosotros aprovechamos cada ocasión iremos manteniendo la velocidad sin perder pequeñas velocidades. Y esto, a la larga, hará que les adelantemos y lleguemos primero.

Por ejemplo, en la segunda ceñida antes de llegar a meta, podremos adelantarles porque evitamos una escorada en cada racha.

Con vuelta por la mano

Esto sí que hay que evitarlo. Es muy grave y lo he visto en días de piñote o de mucho viento. Hay mucha gente que, independientemente de la eslora del barco, lo que hace es hacerse una vuelta de escota por la mano como si fuera un nudo para que la escota no se deslice por la mano. Esto significa que esa persona ha perdido la fuerza en la mano y ya no puede más. Y en lugar de morderla o pasarla por el winche, en el caso de barcos grandes, lo que hace es recurrir a esto para poder salir del paso.

Esto no hay que hacerlo porque es muy grave. Pensad que los kilos que tiene que soportar la vela pueden transmitirse perfectamente era escota y nuestra mano está detrás. Si no queréis quemaros la mano o arrancárosla de un tirón, dejad de coger la escota de esta manera, digamos, tan cómoda pero peligrosa.

En conclusión, podéis utilizar el método que queráis para aguantar la escota, pero no os hagáis una vuelta o un nudo en la mano. Probad todas las formas que queráis, pasar el escote por los otros vídeos de la mano y el aita vuestras conclusiones. pero siempre con seguridad. Yo lo he provado casi todo, y al final me he quedado con el método que implica toda la musculatura del brazo.

¿Podría cogerla con todos lo dedos? Sí, pero se debe tener una mano muy fuerte para esto. Que no lo veo mal, porque hay que estar muy en forma para navegar bien, pero cuanta más eficientes seamos, mejor.

¿Hay que ponerse guantes para agarrar la escota de un barco?

Hay algunas personas que navegan con guantes y hay otras que no. Y de las personas que navegan con guantes, las hay que lo hacen con los dedos totalmente cubiertos, con los dedos índice y grueso descubiertos, o con todos descubiertos. Esto depende del tipo de embarcación con la que naveguemos. Por ejemplo, las personas que navegan en Tornado puede que naveguen con guantes enteros de lana. Las que navegan en crucero con guantes de dedos recortados y los de Windsurf sin guantes.

Lo que no hay que hacer es evitar ponerse guantes para no estropearse la piel. O por cuestiones estéticas. Deberíamos hacerlo por cuestones funcionales. Aunque bueno, esto es teoría. En la práctica la gente hace lo que le da la gana. Pero bueno, yo os animos a que hagáis lo correcto una vez sepamos y conozcamos todas las opciones que harán que mejoremos como navegantes y aprendamso a navegar.

La elección tiene que venir dada por la sensación de frío y por el tacto en la navegación. Es decir, que si decidimos ponernos guantes es porque no podemos aguantar más el frío que hace, porque queremos evitar que el sol nos abrase la mano o porque queremso notar todas las sensaciones del velero en la mano. Así pues, entendemso que si nos ponemos guantes perderemos tacto. Es inevitable. Yo recomiendo no llevar nunca guantes y trabajar unos buenos callos.

En invierno se nos congelarán las manos y en verano se nos pondrán más negras que el betún, pero notaremos más el barco: el viento, las olas y las pequeñas vibraciones.

Navegar con guantes: PROS

  1. Evitamos heridas.
  2. Evitamos quemadas.
  3. Evitamos congelaciones.

Navegar con guantes: CONTRAS

  1. Perdemos tacto.

¿Qué hacer cuando te duele la mano que sujeta la escota de la mayor?

Propongo que hagamos dos cosas.

Ir al gimnasio y hacer ejercicios isométricos de brazo

En primer lugar, prepararnos nuestro deporte favorito con sesiones de gimnasio. Cuanto más fuerte estemos mejor podremos navegar. Tendremos más fuerza para llevar el barco tal y como hay que hacerlo en teoría y esto nos hará ganar más confianza y disfrutaremos más. Así que recomiendo enérgicamente ir al gimnasio varias veces por semana para poder disfrutar plenamente de nuestro deporte favorito.

Trabar la escota en la mordaza entre olas y rachas

En segundo lugar, recurrir a lo inevitable.

Vamos a tener morder la escota durante unos segundos mientras nuestra mano deja de trabajar. Cuando tengamos toda la mano un poco más relajada y ya no esté agarrotada vamos a coger otra vez la escota y trataremos de aguantar un poco más. Si hacemos esto, lo que sí tenemos que tener en cuenta es que estaremos desperdiciando cada racha. Haremos una pequeña escorada con nuestro velero que se traducirá en una pequeña pérdida de velocidad. Y como las regatas o los entrenamientos duran una tres horas o más, pues los adversarios nos irán adelantando poco a poco y de cara al final del día. Es decir, que puede que al final de la segunda ceñida de cara a la última empopada, nos adelanten.

¿Cómo evitar que la escota de la vela te patine cuando está mojada?

Normalmente, cuando la escota patina de la mano solemos pensar que el problema está en la mano o en los guantes. En realidad el problema está en la escota. Vale, como hemos dicho antes nos irá muy bien estar fuertes y tener unas manos fuertes pero el mayor problema no está en la mano super fuerte. Lo que tenemos que hacer, como hemos dicho antes, es mejorar nuestra eficiencia y pensar en qué podemos estar fallando. Lo que tendremos que hacer es cambiar el material de la escota de una convencional con alma y funda gruesas a una más fina con poca funda o directamente sin funda.

Aunque las escotas varíen según cada embarcación, lo que sí podemos hacer es curarnos en salud y preguntar a un comercio de cabullería qué escota nos recomientan para nuestra embarcación. Esto será lo más rápido y lo más sano. Debemos preguntar por los milímetros más pequeños y los cabos con menos funda.

En el caso de la vela ligera lo que ocurre es que los cabos baratos son aquellos que mantienen una fórmula clásica. Cabos de 8 milímetros o más, en los cuales la funda suele patinar o girar por encima del alma. Esto hará que notemos como la escota nos resbala un poco y, si además, tenemos las manos con guantes mojados nos va a patinar debido a la mala calidad de la funda.

Lo que tenemos que hacer es comprar una escota de la mayor que sea un poquito más delgadita de lo normal para que pese poco y se desenrolle bien después de la ceñida justo en el momento en el cual empezamos el largo. Así, no se formará una pelota o lío catastrofico en la polea de la major. Por lo que tendremos que continuar en ceñida sin poder arribar y ponernos en largo.

Después de hacernos con una escota delgadita tenemos que evitar los grosores altos o con una funda muy gruesa. Así, evitaremos que la funda ruede o gire y se desplace por encima del alma. Si encontramos una escota delgada, de menos de 8 mm, por ejemplo, formada por todo alma, que pese poco y que no se unda cuando la dejamos sola en un cubo de agua, nos acercaremos a la escota ideal.

El problema de las escotas con funda y alma gruesas

Si navegamos con un barco grande, las escotas puede que tengan funda y alma. Todo dependerá del presupuesto del patrón. Ya que no es lo mismo navegar con un Wally Yacht que con un Optimist, obviamente. Pero, a parte de que deberán ser lo más rígidas posibles debido a que las elasticidades suponen una pérdida de energía en un sistema rígido, deberán tener una funda que no patine o gire sobre el alma porque en los pasos de baliza se enrollan con sí mismas formando pelotas en la polea. Como si fueran nobillos, al soltarlas de golpe la funda gira sobre sí misma y crea vueltas. Esto es la perdición de las viradas. Así que no hay que comprarlas baratas.

Es más, para que la escota no patine no utilizaremos guantes para que nuestra piel actúe como antideslizante y así tendremos más tacto marinero. Eso sí, como hemos dicho arriba, a costa de tener callos en las manos. Asi que la decisión final es tuya.

Como conlusión, podemos decir que para evitar que la escota patine debes:

  1. Cambiar de escota
  2. Buscar una con poca funda o sin ella
  3. Que pese lo menso posible
  4. Que no se unda en el agua
  5. Que sea todo alma rígida sin elasticidad

¿Has solucionado tus dudas? Espero que sí porque si no, déjame un comentario y te ayudaré. ¡Buenos vientos! 🙂